No hay solución

Editorial

Del Diário de la Libertad

http://www.diariolibertad.org.mx/dlib/index.php

No hay solución.

Si bien es cierto que lo único que lograron Netanyahu y Ehud al bombardear a los palestinos y matar al líder militar de Hamas, es que los musulmanes (chiítas, sunitas y alauitas, una rama chií de la que, sin ser cierto dicen cosas muy negativas; como que las mujeres no tienen alma) olvidaran sus diferencias y se unieran.

Cabiendo aclarar que las diferencias, sus dirigentes las disfrazan de teológicas, pero en el fondo, como sucede con todas las religiones y sus sectas, son económicas.

Pues aduciendo unos y otros que ellos son los que tienen la razón, tratan de ganar feligreses y prosélitos; los que finalmente significan poder y dinero, mucho dinero.

Como puede suceder y ha sucedido en cualquier otra parte del mundo, que la agresión extranjera zanja las diferencias políticas y une a los pueblos ante los enemigos comunes.  Lo cierto es que el problema palestino-israelí, no tiene solución.

Y no viene a raíz de la Segunda Gran Guerra en la que su territorio fue mutilado para crear el estado Judío, sino desde miles de años antes, cuando el lugarteniente de Moisés, el tal Josué, con la divina ayuda de don Jehovah y sus trompetas derribadoras de murallas, destruyó las que defendían a Jericó y permitió que su pueblo escogido masacrara a 130 mil palestinos; esclavizando a sus hijos y violando a sus mujeres en un intento de terminar con la estirpe de su sangre.

Por lo que a pesar de que todos se han unido, hasta Qatar, Turquía, la Arabia saudita y Jordania, que son los que más se han mostrado proclives para derribar a Bashar al Assad, poco podrán hacer ante el poderío de “Los hijos escogidos de Dios”, que a falta de trompetas divinas, hoy cuentan con cientos de bombas atómicas que desde sus escritorios fácilmente podrían estallar; pues de los susodichos Netanyahu y Ehud, se puede esperar cualquier cosa.

Pues a pesar de que EEUU no está en condiciones de intervenir en una nueva guerra, pues su situación económica no se los permite; y pensar en elevar los impuestos para defender a los judíos se considera por el momento impensable, la superioridad bélica que les dan las armas atómicas es como para aplastar a cualquiera de sus vecinos.

Por lo que de nueva cuenta, a los que deseamos la paz, solo nos queda la esperanza de que China y Rusia le pongan un “hasta aquí” al par de orates judíos; pero mientras sigan al frente del Gobierno de Tel-Aviv los citados Netanyahu y Ehud, cualquier cosa puede pasar. 

Sobre todo porque vienen elecciones en Israel para principios del año entrante y, como todos los políticos enfermos de poder, no quieren retirarse.

Pero también, los que no deseamos más guerras, podemos hacer algo desde nuestras modestas trincheras; y es llevar a cabo un boicot a las transnacionales, que manejadas por los banqueros sionistas, son los instrumentos de que disponen para allegarse el dinero que necesitan para seguir cobardemente haciendo de las suyas.

 

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s

Este site utiliza o Akismet para reduzir spam. Saiba como seus dados em comentários são processados.